Diagnóstico y Reporte


Evaluación de las emisiones de GEI con el fin de identificar, clasificar y cuantificar las fuentes que contribuyen en mayor proporción a la generación y sumideros de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Los inventarios se desarrollan a partir de metodologías internacionales como el Global Protocol for Community-Scale Green House Emissions (GPC) y las directrices del IPCC considerando los sectores:

        • Energía
        • Procesos industriales y uso de productos
        • Agricultura, silvicultura y otros usos de la tierra (AFOLU, por siglas en inglés)
        • Desechos

A partir de los inventarios de emisiones, es posible conocer los sectores con una mayor emisión de GEI y sus fuentes, y así identificar acciones con un alto potencial de reducción de emisiones y generan un impacto positivo en el ámbito ambiental, social y económico. De esta manera, los inventarios de GEI ayudan tanto a autoridades de un territorio, a establecer una línea base para establecer metas de reducción y gestionar su progreso para alcanzarlas.


El Análisis del Ciclo de Vida (ACV) es un proceso que permite evaluar los aspectos medioambientales y los impactos potenciales asociados al conjunto de las etapas de vida de un producto, proceso o actividad, como la adquisición de materias primas, fabricación, distribución, uso y fin de vida útil.

Para lo que se identifican y cuantifican tanto el consumo de materia prima y energía (inputs) como las emisiones y residuos generados al entorno (output), y las etapas de producción, transporte y distribución, uso, reutilización y mantenimiento, reciclado y disposición final.

Los resultados del ACV ayudan a evaluar y llevar a la práctica estrategias de mejora ambiental adecuada a las características de cada proceso o conjunto de etapas, con el fin de diseñar productos, procesos y servicios que sean sostenibles. Adicionalmente, la información generada puede ser utilizada para identificar líneas de acción y estrategias que llevan a la mejora de los procesos con beneficios económicos y sociales.

Considerando los beneficios de este análisis, el equipo de SASA ofrece asesoría para el desarrollo de ACV con base en ISO 14040 e ISO 14044 para:

• Caracterizar procesos, componentes y sistemas cuya contribución al impacto ambiental es significativa
• Identificar oportunidades y formular acciones que reduzcan el impacto identificado como: reducción de emisiones, eficiencia energética, optimización de consumo de recursos, Compra Verde, Ecodiseño, Ecoetiqueta, entre otros.
• Apoyo a la implementación de medidas que permitan reducir el mismo.
• Planificar estrategias, políticas y programas ambientales que favorecen a la conservación de recursos y la reducción del riesgo ambiental asociado a productos y procesos; así como seguimiento de los mismos.
• Ser verificables tanto externa como internamente.

La sostenibilidad ambiental, se ha convertido en un tema clave entre los gobiernos, los tomadores de decisión, investigadores y la sociedad civil. Por lo que, en los últimos años, han surgido herramientas conocidas como “huellas” que se utilizan para la evaluación de sostenibilidad y sirven como indicadores de impactos medioambientales potenciales.

De esta manera, a través de la estimación de las "huellas" podemos describir la apropiación de recursos naturales por parte de los humanos y comprender cómo las actividades humanas pueden imponer diferentes tipos de impactos en el medio ambiente (UNEP/SETAC, 2009).

El equipo de SASA realiza le estimación de las principales categorías de huellas desarrolladas hasta la fecha que son la Huella de Carbono (HC), Huella Ecológica (HE) y Huella Hídrica (HH), que forman la llamada “familia de huellas” (Galli et al., 2011, 2012).

La HE fue desarrollada en 1992 por Rees, y la huella hídrica (HH) fue desarrollada en 2002 por Hoekstra y Hung. En general, se entiende que la huella de carbono (HC) se derivó muy probablemente del potencial de calentamiento global (GWP), y se definió por primera vez en la literatura científica en 2003 por Høgevold.

Considerando la versatilidad y aplicabilidad de estas herramientas, la estimación de las huellas puede ser aplicada a niveles:

• Geográfico (países, ciudades, distritos/barrios)
• Organizacional (en empresas público/privadas, organizaciones, asociaciones, sectores)
• Procesos y productos (cadenas productivas, ciclo de vida de materiales y productos
• Eventos

En respuesta al interés de los gobiernos y las empresas por la generación de emisiones de GEI y su impacto en el calentamiento global, la herramienta de Huella de Carbono (HC) se ha convertido en la metodología que permite, de manera científica, verificable, integral y sistemática, cuantificar las emisiones directas e indirectas de GEI en relación con las actividades, los productos y los patrones de consumo expresado en términos de emisiones de CO2 equivalente.

La Huella de Carbono nos ayuda a describir el impacto total sobre el clima en relación a las emisiones GEI de un área, actividades corporativas, procesos, productos o eventos dentro de un límite especificado, para establecer objetivos de reducción y diseñar estrategias para alcanzarlos.

Como resultado de la medición de la HC, gobiernos y empresas logran comprender qué actividades generan emisiones de GEI y cómo pueden reducirse de manera efectiva a través del software Footprint accounting tool – SASATool

El equipo de SASA se encuentra internacionalmente calificado para cuantificar la HC de:

Ciudades: generando información acerca del impacto de los sectores de desarrollo y sus actividades en la generación de emisiones de GEI. Esta información base, representa uno de los primeros pasos en el modelo de ciudades sostenibles y resilientes que SASA propone. Ver más.

SASA, a través del Proyecto Huella de Ciudades , ha calculado la Huella de Carbono de 14 ciudades en 5 países en la región de Latinoamérica. Ver más.

SASA desarrolla la Huella de Carbono de ciudades en base a el Global Protocol for Community-Scale Green House Emissions (GPC Protocol).

Empresas: dándole una imagen más clara del impacto de sus actividades corporativas (consumo energía eléctrica, viajes, consumo de materiales, entre otros), y evaluando la eficiencia de consumo. De esta manera, se proporciona información para identificar acciones para reducir el impacto de sus actividades, mejorar sus patrones de desarrollo, reducir costos y generar conciencia en su personal.

SASA ha apoyado a entidades financieras, industrias, empresas públicas y privadas a medir su Huella de Carbono y a elaborar sus estrategias de reducción y políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Ver más.

SASA desarrolla la Huella de Carbono de empresas en base a la Norma Internacional ISO 14064 para Gases de Efecto Invernadero.

Procesos y productos: calculando las emisiones a lo largo de todo el ciclo de vida de un producto, incluidas todas las emisiones de la extracción/uso de materias primas y la fabricación del producto, su uso y la reutilización, reciclaje o eliminación final. De esta manera, se descubren o diseñan oportunidades para mejorar las operaciones y reducir los costos operacionales, lo que permite responder positivamente a las crecientes demandas de los clientes, proveedores/socios e inversionistas que apoyan la producción sostenible.

SASA ha apoyado en la medición de Huella de Carbono de la cadena productiva del maíz en Argentina (Proyecto Huella de Carbono del Maíz) , y los envases retornables y no-retornables de Coca Cola en Bolivia (Proyecto envases Coca Cola).

SASA desarrolla la Huella de Carbono de productos en base a:
- Norma internacional ISO 14067: 2013 - Gases de efecto invernadero - Huella de carbono de productos.
- GHG Protocol Product Standard (Protocolo de GEI) elaborado por el World Resources Institute (WRI) y el World Business Council for Sustainable Development (WBCSD)

Eventos: identificando las principales áreas del evento y las actividades para reducir los posibles impactos negativos y aumentar los beneficios (con un enfoque especial en marketing y comunicación). De esta manera, se generan medidas aplicables a los organizadores, conservación de recursos, restauración de infraestructura, la movilidad de participantes, y muchas otras que pueden implementarse directamente a las actividades diarias en la administración de eventos.

SASA ha apoyado en la medición de Huella de Carbono los eventos: Maratón CAF Venezuela 2015 y 2016 , y el Paso del Rally Dakar por Bolivia 2014, 2015 y 2016.

SASA desarrolla la Huella de Carbono de productos en base a los lineamientos establecidos en la Norma ISO 20121 - Gestión de Eventos Sostenibles.

Comprender las consecuencias de la apropiación humana de los recursos de agua dulce requiere un análisis de cuánta agua se necesita para el uso humano versus cuánta está disponible, dónde y cuándo (Hoekstra y Chapagain, 2008; Lopez-Gunn, 2008). Por lo que, descubrir el vínculo entre el consumo y el uso del agua es vital para formular una mejor gobernanza del agua.

De esta manera, la Huella Hídrica (HH) permite identificar los vínculos entre el consumo humano, el uso del agua y la gestión de los recursos hídricos.

Al medir la Huella Hídrica es posible cuantificar el volumen total de agua dulce utilizada, consumida y/o contaminada directa e indirectamente en un producto en particular, para un grupo de consumidores (por ejemplo, un individuo, ciudad, provincia, estado o nación) o productores (por ejemplo, una organización pública, empresa privada o sector económico).

Como resultado de la medición de la HH, gobiernos y empresas tienen una perspectiva amplia sobre la gestión del agua del sistema y permite una comprensión más profunda del uso del agua.

SASA desarrolla la Huella Hídrica a través del software Footprint accounting tool – SASATool , diseñado en base a:

- Manual de Evaluación de la Huella Hídrica (Water Footprint Network)
- Norma Internacional ISO 14046. Huella Hídrica. Principios, Requisitos y Guía

Ciudades: generando información acerca del comportamiento de los sectores de desarrollo y sus actividades en el consumo, uso y contaminación de agua. Esta información base, representa uno de los primeros pasos en el modelo de ciudades sostenibles y resilientes que SASA propone. Ver más.

SASA, a través del Proyecto Huella de Ciudades , ha calculado la Huella Hídrica de 14 ciudades en 5 países en la región de Latinoamérica. Ver más.

Empresas: dándole una imagen más clara del impacto de sus actividades corporativas en la gestión del agua, y evaluando la eficiencia de consumo. De esta manera, se proporciona información para identificar acciones para disminuir el efecto en el recurso hídrico, mejorar comportamientos de consumo, reducir costos y generar conciencia en su personal.

SASA ha apoyado a entidades financieras, empresas públicas y privadas a medir su HH, así como en la elaboración de acciones y políticas de Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Ver más.

Procesos y productos: identificando los volúmenes de agua consumida, utilizada y contaminada a lo largo de todo el ciclo de vida de un producto, incluidas todas las huellas hídricas de materias primas y otros productos parte del proceso de fabricación del producto. De esta manera, se descubren y/o diseñan oportunidades para mejorar las operaciones y reducir los costos operacionales, lo que permite responder positivamente a las crecientes demandas de los clientes, proveedores/socios e inversionistas que apoyan la producción sostenible.

SASA ha apoyado en la medición de Huella Hídrica de los envases retornables y no-retornables de Coca Cola en Bolivia (Proyecto envases Coca Cola).

El concepto de Huella Ecológica (HE) se ha convertido en uno de los principales indicadores de presión medioambiental que la demanda de la humanidad ejerce sobre la naturaleza (Wackernagel y Rees, 1996).

Al realizar la evaluación de la HE, SASA puede identificar la demanda humana de áreas de tierra y agua, y compara el consumo humano de recursos y la absorción de desechos con la capacidad ecológica de la Tierra para regenerarse y satisfacer las necesidades de la población. De esta manera, se establece una de medida de la sostenibilidad ambiental.

En el ámbito urbano, el indicador HE identifica el volumen de superficie que es necesaria para satisfacer las necesidades y demandas al nivel de consumo de la ciudad, y así como la capacidad del territorio urbano para absorber los desechos generados (residuos sólidos, emisiones de CO2, entre otros).

Una vez que se ha medido la huella de una ciudad, el indicador establece un parámetro de referencia para guiar a los tomadores de decisiones y autoridades locales a concentrar esfuerzos en reducir aquellas actividades, factores y tecnologías que son los principales contribuyentes a la huella. La huella de una ciudad también se puede comparar regularmente con el tiempo para determinar si está creciendo a nivel per cápita (se está volviendo menos sostenible) o se está reduciendo (se está volviendo más sostenible).

De esta manera, el equipo de SASA a través de la evaluación de la Huella Ecológica logra:

- Reducir las huellas ecológicas promoviendo la conservación y el uso sostenible.
- Promover economías verdes, que podrían reducir los impactos ambientales negativos, aumentar la eficiencia de los recursos y reducir el desperdicio.
- Involucrar a todas las partes interesadas de la sociedad (las personas, los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado) en el trabajo de lograr la sostenibilidad urbana.

SASA elabora la Huella Ecológica a través del software Footprint accounting tool – SASATool , diseñado en base a:
• Estándares Huella Ecológica (Global Footprint Network)


Considerando la importancia de preparación frente a riesgos climáticos, el equipo de SASA realiza el fortalecimiento de capacidades a técnicos y tomadores de decisión en la aplicación de una herramienta desarrollada para la determinación de amenazas.

De manera complementaria, SASA elaboro la Guía de Preparación para la Atención de Desastres y/o Emergencias que facilita el entendimiento común de las acciones que deben formar parte para encarar de manera más efectiva la gestión de riesgos. Esto a través del desarrollo de planes de contingencia y la implementación de acciones de respuesta, así como atención de escenarios de desastres y/o emergencias.


El equipo de SASA brinda apoyo al reporte en plataformas internacionales como:

CDP

El CDP, anteriormente conocido como Carbon Disclosure Project, ejecuta un sistema global de reporte y difusión de información que permite a las empresas, ciudades, estados y regiones a medir y gestionar sus impactos ambientales.

WaterActionHub

The Water Action Hub cataloga y facilita los proyectos de administración del agua en las cuencas de los ríos y regiones de todo el mundo.

Pacto Global

El Pacto Global (Global Compact) es una iniciativa por mandato de Naciones Unidas que trabaja por una economía global más sostenible e incluyente, que promueve la implementación de 10 Principios universalmente en áreas de Derechos Humanos, Estándares Laborales, Transparencia y Anticorrupción y Medio Ambiente para que formen parte de la estrategia y operaciones de las empresas y facilitar acciones para que las empresas puedan trabajar hacia los Objetivos del Desarrollo Sostenible.

Acreditación de Carbono en Aeropuertos (ACI-LAC)

ACA es un programa global de gestión de carbono para aeropuertos que evalúa y reconoce de forma independiente los esfuerzos de los aeropuertos para gestionar y reducir sus emisiones de CO2. Existen 4 niveles diferentes de acreditación: Mapeo, Reducción, Optimización y Neutralidad.

Red de ciudades C40

C40 es una red de las megaciudades del mundo comprometidas a abordar el cambio climático. C40 apoya a las ciudades para colaborar de manera efectiva, compartir conocimientos e impulsar acciones significativas, medibles y sostenibles en relación con el cambio climático.

El equipo de SASA colabora a las ciudades en el uso de las herramientas elaboradas por el C40 como CIRIS y CURV.

© All Rights Reserved - www.sasa-bolivia.com